📝 Solidaridad con la población estudiantil de salud en internado

Desde la Juventud del Frente Amplio respaldamos las solicitudes de los y las estudiantes de medicina de distintas Universidades del país.

La crisis sanitaria que atraviesa el país por el Covid-19 nos ha enfrentado a la difícil realidad de un sistema de salud pública que carece de suficientes especialistas para apalear las necesidades de sus pacientes. Dentro de esta realidad, los médicos generales, personas internas y especialistas son fundamentales para sostener las necesidades que atraviesa nuestro sistema de salud.

Las personas internas universitarias no sólo son estudiantes de la carrera de Medicina y Cirugía avanzades, sino que también han aprobado la evaluación estandarizada internacionalmente (IFOM). Por esto, son personas con capacidades y aptitudes probadas para trabajar en los distintos centros de salud del país.

Con el inicio de la pandemia en marzo 2020, la CCSS suspendió el programa de Internado Universitario, atrasando la graduación e incorporación de nuevos profesionales. Esto no sólo perjudica a las personas estudiantes y sus planes personales y profesionales, sino también a sus familias que en ocasiones han acudido a deudas para financiar el estudio de sus hijos e hijas o dependen de la inserción laboral de esta persona para hacer frente a los gastos del hogar. Frenar la formación de estas personas además impacta directamente la calidad de atención médica, lo cual significaba un problema inclusive antes de la pandemia.

En un momento donde la seguridad social es clave para garantizar una atención rápida y eficiente tanto de la pandemia como otras enfermedades a todos los sectores de la población, las personas internas son necesarias para brindar su ayuda y poder culminar sus estudios. Las personas internas no perciben beneficio económico alguno por sus servicios, por lo cual sería un servicio que no costaría dinero a la CCSS dado su estado financiero.

Pedimos a las autoridades competentes incorporar a las casi 600 personas internas, así como priorizar la respectiva vacunación para que puedan ser un apoyo al sistema hospitalario en este momento de crisis y también permitir a estas personas seguir adelante con sus carreras profesionales. Además, es necesario adoptar acciones reales para garantizar una mayor disponibilidad de personas especialistas en medicina para poder responder a las necesidades del sistema de salud costarricense.